Piedra y Acero

Mi foto
Soy como la PIEDRA: firme y resistente,... pero me deshago en ensoñaciones, y ¡me agrieto por contarlas!, por ayudarlas a escapar, a escurrirse como el ACERO fundido; relatando, en su huida, vidas inventadas y verdaderas mentiras.

4 de diciembre de 2012

La novia


La copa medio-llena y los ojos vacíos…
Mientras las burbujas doradas salpican sus recuerdos, el deseo permanece oculto bajo su escote interminable.
Él no volverá. Ella se quedó sin lágrimas y sin sonrisas. 
Ahora siente cosquillas en la garganta, como entonces: ¡otro trago! Quiere más burbujas que empañen su mente. Así, así, olvidando… recordando. Otro sorbito… Pero la imagen se gira y le da la espalda; ella no lo llama, sabe que todo está dicho. Siempre la misma escena. Cada vez más difusa. Abre los ojos para distinguirlo mejor entre sus recuerdos... ¡Un sorbo largo! Su lengua celebra la efervescencia juguetona, la amargura final, y siente aquellas caricias deseadas… odiadas. ¿Cómo eran sus manos? Se humedece la comisura izquierda de sus labios rojos con regusto prohibido, dulzón. Pero ahora solo distingue una silueta borrosa; un enano desdibujado en la lejanía de sus sentimientos, cada vez más pequeño: un ratón sin cola que llega a desaparecer de su mente. Ella quiere olvidarlo, ¿o no?

Escucha voces, risas, aquí, en su fiesta, junto a su recién marido. Mira su copa triste y vacía. Busca entre lamés, brocados, sedas, encajes y brillos otra copa... llena, nueva. Desea que empiece la fiesta también para ella; que las burbujas continúen removido, desempolvando y arrojando fuera escombros de adioses que la asfixian, ¿o no?... Hay tantas posibilidades en la bandeja que se acerca…

Ilustración: Juan Luis López Anaya (Juanlu) 
Textos: Petra Acero (04/12/2012)   
                  

                                          

22 comentarios:

  1. Mañana tendrá dos cosas:
    Una enorme resaca y el doloroso recuerdo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué rápido es mi chico!!!

      Besitos burbujeros.

      Eliminar
  2. La metáfora de ver la copa semillena o vacía. Hay personas que siempre la encuentran vacía porque sus listones personales están a alturas poco realistas. Otros siempre semillena : la insatisfacción del que nunca llega, aunque alcance ciertas metas. Y los que me gustan son los que procuran presentir que la copa se llenará, independientemente del trago largo, o corto.

    Estoy con Toro Salvaje ¡se va a pillar una resaca del DIEZ!.

    Petra, bello texto sobre las relaciones de pareja para acompañar a esa magnífica ilustración de Juanlu (ya sabes cuánto me gustan) (bueno, y las tuyas, claro). ;)

    Besos desde mis palabras, y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Complejas las relaciones de pareja... Realmente compleja cualquier relación.
      Los dibujos de Juanlu dan para muchas historias.

      Un beso muy grande, Laura (te echaba de menos esta semana por la red...)

      Eliminar
  3. Y seguimos con las metáforas:

    si en esa fiesta donde todo brilla ve la copa medio vacía,mañana en medio de una resaca, la copa estará vacía y sus ojos mucho más.

    Un relato amargo entre oropeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángela, esta fiesta es su fiesta de bodas... Oculta una historia que quiere o no quiere recordar. Tal vez busque esa resaca que empañe sentimientos y recuerdos ¿mejores? No lo sé...
      Besazos chisposos :)

      Eliminar
  4. Un micro tan impregnado de tristeza que se le queda al lector pegada en las pupilas, Petra. Coincido con la opinión de Laura y hago hincapie en el sufrimiento masoquista de los eternamente insatisfechos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro llevas razón con la tristeza... y melancolía y tal vez rabia por la relación perdida. Lo más llamativo es que le suceda el día de su boda. ¡Mal asunto! Realmente a quién está engañando? A su nuevo marido, a ella misma????

      Un besazo, Pedro.
      Complicadas las relaciones personales.

      Eliminar
  5. Que agustico se está en casa de los amigos!!! y más con esa manera tan exquisita de escribir, aunque hoy describa tristezas.

    Un besazo enorme!...dos! por mi error :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... Juan Luis López Anaya, me alegra que te "equivocaras" y me hicieras trabajar el finde: así, con esa presión, me cundió más.
      Sabes que tus dibujos dan para muchas historias...
      Encantada que te acordaras de mí (cuando quieras más).

      Besos burbujeros y festivos.

      Eliminar
  6. Petra, que sensación de tristeza entre burbujas y encajes, pero a la vez, tan posible...
    Me ha gustado muchos.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una elección acertada, deseada o no? Parece que esta boda no sea muy deseada por la protagonista... Y las burbujas pueden ayudar a recordar u olvidar ¿quién sabe?

      Besicos espumosos para ti.

      Eliminar
  7. Un melancòlico relato, donde el alcohol, termina siendo el protagonista de la historia.

    un saludo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Fus. La bebida y sus burbujas le ayudan a olvidar o recordar, pues no se sabe bien qué es lo que realmente desea la protagonista en estos momentos de recién casada... Mal asunto sea lo que sea.

      Besos burbujerossss

      Eliminar
  8. Amparo, esa frase;"Junto a su recién marido" hace más dura la escena, las burbujas no pueden ocultar el dolor ni la imagen que se va, trata de ahogar esa falta de futuro y su triste soledad.
    Muy buen relato. Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Moli. El finde imagino que estupendo, ¿no?
      Cómo me alegra que te hayas dado cuenta de la expresión "junto a su recién marido" que señalas. Muy importante en esta historia, frase clave para entenderla en su justa medida.
      Como siempre muy observador, Moli. El relato cambia cuando la melancolía y tristeza, que revive la protagonista, se descubre que tiene lugar ¡el día de su boda!

      Besos chisposos y festivosss

      Eliminar
  9. Y es que no siempre la mancha de una mora con otra verde se quita. Eso sí, la recién mora te sirve para hacer aguardiente que, al menos, durante un rato, emborrona la mancha.
    Original y muy bien construido, Petra.
    Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena comparación la de las moras, y cuánta sabiduría guardan los dichos populares.
      Muchas gracias, Fernando por pasarte y comentar. Siempre me alegra ver esa cara de pillín.

      Un beso burbujero.

      Eliminar
  10. He cambiado el título. Los títulos son importantes en su justa medida, pero a veces redondean, amplían o desmerecen un micro... Creí que titularlo "La novia" era desvelar demasiado la trama que se descubre al final... No sé qué pensáis. Antes su título era "Sentimientos encontrados". ¿Qué opináis sobre cambiarlo o no? Aunque la mayoría ya lo habéis leído.

    ResponderEliminar
  11. A mi me gusta más como título "La Novia" me parece mas atractivo, y no creo que le haga falta otro título más clarificador porque el relato, por sí mismo, lo dice todo. ¡Cuantas veces nos dejamos querer por quien no queremos con tal de ahuyentar la soledad, el desamor o el abandono!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Esperanza por darme tu opinión. Lo de los títulos no lo llevo nada bien.
      "Dejarse querer"... ¡Qué acertada expresión y cuán clarificadora para este relato!

      Un beso grande.

      Eliminar
  12. Estoy con Esperanza, el título de La Novia me parece también más atractivo. Y la historia me parece dura, no es la boda soñada, me parece y me da que ese recién marido no es con el que ella soñaba, no sé.

    Besitos

    ResponderEliminar